El 17 de junio de este año se publicó en Gaceta Oficial la Resolución N°.001.21 dictada por la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (SUDEBAN) que contiene las “Normas que regulan los servicios de tecnología financiera (Fintech)». 

Lo primero es comprender la diferencia entre la banca tradicional y las empresas fintech:

Un banco utiliza infraestructura, instituciones y personas para prestar el servicio de intermediación y custodio entre los actores. Mientras que las empresas de tecnología financiera automatizan y conectan a los actores mediante plataformas que agilizan y economizan los intercambios.

¿Cuáles son los aspectos importantes a considerar?

A la banca tradicional la caracterizan valores como seguridad, solvencia y confianza. Por otro lado, a las empresas fintech las definen aspectos como accesibilidad, interconectividad, celeridad, acceso a datos, personalización, empoderamiento financiero, responsabilidad de uso y seguridad compartida.

Desde nuestro criterio la ley promulgada armoniza lo que será la relación entre los actores de la banca y las empresas fintech ya que deja claro cuáles son los servicios que se entienden como tecnología financiera. Estos, venían poniéndose en práctica a través de los puntos de venta inalámbricos, la opción de pago móvil y la banca web.

La normativa también deja el marco legal abierto a nuevas necesidades que seguramente van a surgir con el paso del tiempo y el uso de la tecnología. Además, abre la posibilidad a que nuevas empresas fintech compitan en la prestación de servicios de tecnología financiera.

También crea retos para que nuevos emprendedores se dispongan a prestar servicios de movilidad de capital y conectividad mundial. Esto podría entenderse como la presión que imprime el uso de la tecnología al fenómeno de la globalización.

Por otro lado, también se abre un abanico de oportunidades en el mercado financiero digital. Por ejemplo, servicios de deuda privada y pública que podrían ofrecer mejores oportunidades a los sectores productivos de la economía venezolana por medio de activos digitales.

¿Qué nos permite hacer la tecnología financiera?

Para las empresas, la tecnología financiera aumenta la capacidad de ahorro e inversión a través de nuevos servicios que permiten el intercambio local y global en divisas. Fortaleciendo la economía real, bajando los niveles de incertidumbre con respecto a las tasas de cambio o liquidez.

Para las personas, la tecnología financiera les permite intercambiar en moneda dura dentro y fuera de cada territorio sin la intermediación burocrática de las instituciones bancarias como las conocemos hasta ahora, se trata de empoderamiento financiero como nunca antes lo habíamos visto en nuestro país.

Desde Observatorio Fintech, analizamos que los detalles negativos en la concepción de esta resolución son que sus procedimientos se quedan en el marco de la burocracia tradicional. Un ejemplo claro de ello, es la cantidad de documentos que exigen para formalizar el registro y el depósito que solicitan como garantía en papel moneda, cuando debería ser en activos digitales.

Nuestra sugerencia es que la implementación sea a través de herramientas digitales para cumplir con los protocolos legales. Un buen ejemplo lo encontramos en Estonia, país en el que los pagos de esa naturaleza, incluso los impuestos, se realizan por intermedio de plataformas gubernamentales.

A continuación la Resolución completa:

Dona con MetaMask

Estamos conectados a la web 3.0 Haz tu donación usando tu Wallet de Meta Mask

Tag/Note:- Ethereum Metamask