Hasta el año 2010 en Venezuela se usaban casas de cambio para recibir divisas como remesas desde el exterior. Era un proceso que podía tardar varios días, las comisiones eran altas y la atención no era la más adecuada.

Estas casas de cambio tenían características definidas que alentaban a las personas a confiar en ese modelo de negocios a pesar de sus altos costos. De entrada, la seguridad del local donde se prestaba el servicio generaba tranquilidad para el usuario, teniendo en cuenta que la mayoría de los intercambios se hacían en efectivo.

Posteriormente la banca empezó a ser parte del negocio con el uso de tarjetas de crédito y canales de pago electrónicos. Fue así como las casas de cambio quedaron relegadas a la intermediación para cobrar comisiones.

Foto cortesía AFP

Impacto de las mesas

Los bancos empezaron a financiar la liquidez y el consumo de los países receptores de remesas por medio de tarjetas de crédito, aun se ven esas prácticas en distintas casas de cambio.

El impacto de las remesas puede entenderse como un fondo privado que incide en la economía de un país aumentando su liquidez y capacidad de consumo.

El modelo de remesas tradicional se mantiene en la actualidad, aunque el uso de la tecnología financiera viene ganando terreno entre la diáspora venezolana.

A partir de 2015 en México nace AirTM la primera fintech relevante que rápidamente empezó a tener impacto en América Latina ofreciendo servicios de intermediación entre actores con dinero digital y actores con dinero fíat. Captó un flotante financiero producido por una gran cantidad de freelancers que ofrecían sus servicios. La mayoría de las transacciones se hacían en PayPal, Skrill, Uphol y Neteller

Una característica relevante es que AirTM ofrecía a gran escala un servicio que no necesitaba infraestructura, solo con la plataforma se podían hacer múltiples operaciones en pocos minutos.

En 2016 comienza el auge de Localbitcoin, un servicio p2p (peer 2 peer) que empieza a utilizar activos digitales como bitcoin (btc) para el envío de dinero a cualquier moneda local. Es una plataforma europea que por sus características no necesita protocolos institucionales y burocráticos para funcionar en cualquier parte del mundo.

Entre las ventajas de la tecnología, estas remesas fintech anulan la burocracia negativa y funcionan sobre la base de la confianza en las plataformas digitales. Además, terminan siendo más cercanas a las personas por la facilidad de acceder a ellas.

Por último, desde el Observatorio Fintech dejamos una reflexión para tener en cuenta: las casas de cambio creadas en Venezuela que tributaban al país perecieron por su incapacidad de adaptación, los nuevos modelos de negocios están fuera de Venezuela y gestionan las riquezas del país en plataformas que no dejan ningún incentivo económico para nosotros más allá del servicio.

Dona con MetaMask

Estamos conectados a la web 3.0 Haz tu donación usando tu Wallet de Meta Mask

Tag/Note:- Ethereum Metamask