Los avances en materia tecnológica del Siglo XXI han transformado la economía mundial, incluyendo las maneras de intercambio de bienes y servicios. Esto es producto a las innovaciones tecnológicas que han dado como resultado la creación de monedas virtuales y criptoactivos, cambiando así el concepto del dinero e iniciando la llamada «revolución del dinero digital» que han mencionado autores como Marion Laboure y Gonzalo Arzuaga.

Antes de la aparición de los criptoactivos, los grandes intermediarios (banca, instituciones financieras y gobierno) eran los autorizados para registrar operaciones monetarias. La tecnología blockchain busca cambiar ese status quo al eliminar la presencia de estos intermediarios que avalen las transacciones, ya que todo queda registrado en las cadenas de bloques que contienen información abierta, accesible e inalterable, principios sólidos de los criptoactivos que han permanecido hasta la actualidad.

Luego de más de 10 años y después de un 2020 lleno de incertidumbre, 2021 se vislumbra como el año de la recuperación económica y financiera en el que gran cantidad de liquidez puede ser invertida en múltiples activos. Y es ahora el momento en el que se percibe a las criptomonedas o criptodivisas como una alternativa real a un sistema financiero centralizado y como un buen activo refugio para el futuro.

Ahora bien, según la Escuela de Negocios IEBS hoy en día existen más de 10.000 monedas virtuales en todo el mundo; además, constantemente aparecen nuevas que se crean mediante un proceso denominado ICO. Siendo la tecnología y filosofía que utilizan lo que las diferencian entre unas y otras, ya que la mayoría de los criptoactivos utilizan la tecnología Blockchain.

Es importante aclarar que no es la única. Debido a la tecnología Blockchain han aparecido nuevas plataformas para enviar, recibir y comprar distintos tipos de criptomonedas, las cuales operan en criptobolsas y en monederos digitales que permiten negociar con criptodivisas o criptomonedas de forma sencilla y segura.

Foto: Shutterstock

Pero ¿Qué es una criptobolsa?

Una bolsa de criptomonedas, o una criptobolsa, es una plataforma web que proporciona a sus clientes ciertos servicios para el intercambio de moneda virtual con varios activos, tales como dinero fíat u otras monedas digitales. Estos portales web suelen funcionar únicamente en línea, proporcionando transacciones en formularios electrónicos y cobrando comisiones por ellas, aunque también hay algunas empresas con estructuras físicas que utilizan métodos de pago tradicionales. Suelen aceptar tarjetas de débito y crédito y otros tipos de transferencias de dinero para realizar una operación utilizando una criptobolsa como Coinbase y Binance.

Recientemente, se han establecido algunas bolsas descentralizadas de criptomonedas que operan usando contratos inteligentes prepagados, en lugar de monedas digitales, pronosticando la consolidación de las divisas virtuales y también la llegada de más inversores.

¿Qué es un ETF?

Tomando en cuenta lo establecido por el autor Gregorio Hernández Giménez un ETF es un fondo índice cotizado, convirtiéndolo en un híbrido entre un fondo de inversión y uno acción. Formalmente es de inversión y comprar participaciones de un ETF supone comprar una cesta de valores, igual que sucede con un fondo de inversión tradicional, pero cotiza en bolsa igual que una acción, permitiendo, entre otras cosas, conocer exactamente el precio al que se va adquirir la participación en el momento de dar la orden de compra.

Los ETF replican a su índice de referencia. Comprar una participación de un ETF es equivalente a comprar, en una sola operación, todas las acciones que componen dicho índice de referencia, por lo que cuando se compran participaciones de un ETF se sabe exactamente lo que se está comprando, la réplica exacta de su índice de referencia. Estos fondos en general reflejan el desempeño de un determinado índice de referencia. Al comprar cuota-partes, se invierte una cartera de acciones sin la necesidad de gestionar cada una de ellas, con la ventaja de participar en diferentes empresas y segmentos y con la experiencia de expertos en inversiones. Las cuotas de un ETF representan una fracción del índice de referencia del fondo. De esta manera, se gana con la diversificación y también con el bajo costo de invertir una canasta de acciones con una única orden de compra, siendo en este caso, inversión en una canasta de criptomonedas.

¿Existe algún caso en la región suramericana?

Efectivamente. Según el portal Criptonoticias otro sólido precedente es el primer fondo de inversión cotizado (ETF) de Bitcoin (BTC) diseñado por la firma de inversión canadiense Purpose Investments, el cual hizo su entrada en el mercado latinoamericano a principios de marzo, tras comenzar a cotizar en la Bolsa de Santiago de Chile.

De acuerdo con un comunicado de la Bolsa de Santiago, con fecha del 3 de marzo de 2021, se les informó a los corredores de ese país, la inscripción del nuevo instrumento que se negocia en la Bolsa de Toronto (TSX) desde el pasado 18 de febrero de este año. En ese sentido, indican que las acciones o cuotas del ETF canadiense se pueden cotizar y negociar en dólares estadounidenses por el público en general.

En Canadá, el ETF de Bitcoin recaudó 421 millones de dólares a los dos días de su lanzamiento representando un récord con relación a los volúmenes comerciados de los ETF tradicionales, tanto en Canadá como en Estados Unidos, siendo los volúmenes promedios de los ETF menores a 20 MM USD.

El ETF está diseñado para proveer a los inversionistas exposición a Bitcoin, a través de la inversión indirecta en esa criptomoneda, con liquidación física. Además, se negocian en los mercados tradicionales en lugar de en los exchanges de criptoactivos. Según la misma institución, Purpose trabaja con Gemini Trust Company como subdepositario y CIBC Mellon Global Securities Services Company como administrador de fondos, siendo un hecho que el mercado institucional de la región abre sus brazos a las criptomonedas.